miércoles, 23 de noviembre de 2011

Adiós a Anne McCaffrey

El pasado día 21 moría a los 85 años la escritora norteamericana Anne McCaffrey. La autora deja un extenso legado novelas de fantasía y ciencia ficción, la más popular sin duda la serie de los Dragones de Pern.
No puedo decir que se tratara de una de mis autoras favoritas, pero pese a su tendencia a convertir a sus personajes femeninos en Mary Sues reconozco que en su día las primeras novelas de la serie de Pern no me desagradaron.
Descanse en paz.

sábado, 5 de noviembre de 2011

La estupidez humana como motor: Pigmeo

Otra reseña y otro libro de Chuck Palahniuk. Y no es para menos ya que Pigmeo, último libro traducido del autor norteamericano es una bomba de relojería en más de un sentido.
Pigmeo es el apodo que recibe un estudiante de intercambio de un país indeterminado (una especie de Corea del Norte desdibujada hasta la caricatura) que llega a los Estados Unidos para pasar unos meses en el seno de una familia de clase media. Pero el enclenque Pigmeo es en realidad el agente 67, encargado junto aun grupo de compatriotas seleccionados y criados por el Estado para castigar al enemigo americano y cometer el peor atentado terrorista que ha visto el mundo. Lo que el muchacho no sospecha es que la "degenerada América" quizás le afecte más de lo que sus hormonas pueden controlar...
En Pigmeo, Palahniuk se atreve con un tema como el terrorismo, que todavía es tabú para muchos de sus compatriotas. Y lo hace como una espada de doble filo que no sólo ridiculiza al radicalismo de algunos paises orientales sino que además ataca sin piedad a la hipocresía yanqui, su doble moral, su falta de dirección cultural, su hiperconsumismo que atrofia el cerebro... Con esta novela el autor de El club de la lucha vuelve a demostrar que no tiene miedo de desarrollar nada de lo que salga de su retorcida inspiración y que, puestos a criticar, hay que tirar con plomo contra todo y contra todos.
Otra muestra del buen hacer de un Chuck Palahniuk en plena forma.

viernes, 21 de octubre de 2011

Sexo, mentiras y cintas de video: Snuff

Los que llevéis un tiempo en la Biblioteca sabréis que uno de mis escritores favoritos es Chuck Palahniuk. El autor de El Club de Lucha sigue dando guerra con cada libro que escribe. Snuff no es una excepción.
Cassie Wright, actriz porno en declive, quiere finalizar su carrera de forma espectacular: batiendo el record del mundo de polvos consecutivos con hombres distintos. Para ello ha reunido a 600 hombres dispuestos a convertirla en la reina del porno. Mientras esperan su turno en una sala repleta de tipos numerados del 1 al 600, los números 72 (un joven nervioso y enigmático), 137 (un actor de televisión fracasado) y 600 (un actor porno que ya ha "trabajado" anteriormente con Cassie) y la joven Sheila (la cordinadora del evento y encargada de distribuir los turnos) verán cómo sus vidas se entrecruzan a la vez que sus secretos más oscuros salen a la luz.
En Snuff Palahniuk realiza una durísima crítica no del mundo del porno sino de la sociedad de consumo actual. Alternando el punto de vista con cada uno de los cuatro personajes principales, el autor construye una metáfora sobre las relaciones humanas, la incapacidad por comunicarse, la suciedad del sexo barato, y todo ello exento de moralina alguna. Con su habitual sentido del humor negro y cínico,Palahniuk no hace más que plasmar directamente situaciones que rozan lo surreal para que el lector reflexione sobre una sociedad que ha convertido el sexo en mero mercantilismo.
Un trabajo que demuestra que Chuck Palahniuk puede reinventarse a cada libro sin dejar perder su voz habitual, lo que le convierte en uno de los mejores escritores de finales del siglo pasado y principios de éste.

sábado, 20 de agosto de 2011

I Am Providence

Tal día como hoy en 1890 nació Howard Phillips Lovecraft. No voy a glosar los muchos motivos por los que esta entrada está aquí. Si no conoces su obra ve a la biblioteca más cercana y hazte con alguna de sus antologías.
Descansa en paz, Maestro. Nosotros nos aseguraremos de que tu nombre no sea olvidado.

viernes, 19 de agosto de 2011

Aprendiendo a amar: Gato enamorado

Tim O'Brien es un escritor norteamericano cuyos libros (tanto de ficción como no ficción) están inspirados en sus vivencias como soldado de infantería durante la Guerra de Vietnam. La guerra y su efecto en las personas es uno de los temas principales en su obra. Con esas credenciales es toda una sorpresa encontrarse con un novela como Gato enamorado.
El filólogo Thomas Chippering lo tenía todo: éxito profesional, reconocimiento entre las autoridades docentes y llevaba casado 20 años con Lorna Sue, su amor de la infancia. Pero Thomas tiene un ligero "defecto": es un mujeriego compulsivo. No en el término de un Don Juan que pone los cuernos a diestro y siniestro. Tom necesita a las mujeres tanto como el aire. Sus flirteos (inofensivos en su mayoría) son lo que le ayuda a disfrutar de la vida. Y no es que no ame a su mujer, todo lo contrario. Pero para Tom (egoista, pedante, farsante y mentiroso compulsivo) el ir detrás de una falda es algo que no puede evitar. Hasta que Herbie, el siniestro hermano de Lorna Sue (su único amigo antes de enemistarse con él) le entraga a ésta un cuaderno en el que se detallan minuciosamente todos y cada uno de los contactos y flirteos de su marido.
Divorciado, expulsado de su casa y con la humillación de ver a su ex-mujer en brazos de otro, Tom decide que ha llegado la hora de vengarse en el sentido más mitológico de la palabra. Para ello contará con la ayuda de la señora Kooshof, la nueva propietaria de la casa donde vivió su niñez Tom, quien se ha compadecido de la situación del filólogo, muy a pesar suyo.
Gato enamorado es un libro maravilloso de principio a fin. Narrado desde el punto de vista de Tom (quien se dirije al lector en más de una ocasión), accedemos a los pensamientos de un protagonista que a la vez nos parece un canalla, machista y vividor, pero que por otra parte destila simpatía, viveza, inteligencia y compasión. El autor hace un trabajo excelente en la creación del reparto mientras expone, a ritmo de flashbacks y soliloquios los hechos que han desembocado en la situación actual del protagonista.
O'Brien incluso incluye elementos de la guerra de Vietnam pero, a diferencia de sus otros trabajos, sirven de contraste para el personaje y pese a su telón de tragedia, aumentan el sentido de humor negro que permea en todas las páginas de la novela.
Gato enamorado es un maravilloso libro agridulce disfrazado de comedia bizarra, pero que transmite una sensación de optimismo al lector. Muy recomendable.


martes, 16 de agosto de 2011

La maldición del artista: Diario

Chuck Palahniuk es un autor que, a cada libro que escribe, sigue demostrando su buen oficio mientras sus lectores se dividen en partidarios y detractores. Y es que con sus estilo transgresor no deja indiferente a nadie: o lo odias o te encanta. Pese a despegar hacia el estrellato con Club de Lucha, su primera novela, el autor norteamericano intenta reinventarse con cada novela y Diario no es una excepción.
Diario está escrito en tono de diario personal de Misty Wilmot, la narradora y protagonista de la historia. Misty es una antigua estudiante de Bellas Artes que se dedica a escribir su día a día tras el intento de suicidio de su marido Peter, que lo ha dejado en coma. Misty va desgranando sus recuerdos de cómo conoció a su marido en la universidad y su posterior traslado a la isla de Waytansea, el hogar ancestral de su marido, así como su frustración por no haberse convertido en una artista. Pero unas enigmáticas inscripciones dejadas por Peter en las casas en las que hizo trabajos de reformas ponen a Misty en la pista de un lado desconocido de los habitantes de la isla, mientras su salud y su cordura se deterioran a pasos agigantados mientras que su necesidad de retomar los pinceles aumenta alarmantemente.
Diario supone la incorporación por parte de Palahniuk de elementos propios de las novelas de terror, sin abandonar su característico sentido del humor negro. Además, el diario ficticio de Misty destila una sensación de tristeza que atrapa al lector y le hace partícipe de los sueños rotos de la protagonista, todo un ejercicio de maestría por parte del autor.
Un libro muy recomendable que, junto a Asfixia, es la mejor novela de Palahniuk que he leído hasta la fecha.


martes, 2 de agosto de 2011

La pluma de un maestro: Los gusanos de la tierra y otros relatos de horror sobrenatural

Hablar de Robert E. Howard es remitirse a uno de los más grandes autores de la era de los pulp., así como el padre del género de espada y brujería, creador de personajes como Conan el Bárbaro, Solomon Kane o el rey Kull. Amigo de Howard Phillips Lovecraft (con quien colaboraría con varias historias del Ciclo de Cthulhu), el autor tejano tuvo un final trágico al suicidarse con apenas 30 años. Pese a su corta carrera, Howard dejó un legado extenso de cuentos y poemas.
Los gusanos de la tierra y otros relatos de horror sobrenatural recopila diecinueve de estos cuentos y un poema, así como el artículo que Lovecraft publicó en memoria de su amigo tras el suicidio de Howard. Alternando historias de terror con otras de espada y brujería (en las que el elemento de horror está presente), esta antología sirve como brillante acercamiento a la figura de uno de los maestros del fantástico del s.XX. Como siempre, la edición de Valdemar es impecable.
Imprescindible.


Un ejercicio de mera pedantería: 13.99 Euros

Tenía la esperanza de que La carretera de Cormac McCarthy fuera el peor libro reseñado en esta Biblioteca durante este año.
Me equivoqué.
El publicista, escritor y crítico literario Frédéric Beigbeder ha logrado sacarme de quicio con su trabajo más popular: 13.99 euros. Presentada como una novela de corte autobiográfico, 13.99 euros narra las "desventuras" del publicista Octave (alter ego del autor), un personaje pedante, putero y drogadicto en su día a día del mundo creativo de la publicidad. Durante 300 páginas el personaje/autor critica los vicios del oficio que le ha hecho rico, pero a su vez se regodea de su vida hedonista. Incapaz de hilvanar una trama, el autor se limita a colocar una escena tras otra, a cada cual más ridícula, mientras lanza soliloquios en los que se afirma que los publicistas son capaces de controlar a la masa ignorante, a la vez que engañan a unos directivos estúpidos de multinacionales para vender sus deficitarios productos.
"Yo soy publicista. Sí, yo contamino el universo. Soy el individuo que os vende mierda" afirma Octave/Frédéric en un delirio de grandeza que crece con cada página, hasta un final ridículo que cierra el libro con dos páginas de esloganes publicitarios.
13.99 euros es una tomadura de pelo de principio a fin. El hecho de que el autor fuera despedido de la firma para la que trabajaba por esta novela no hizo más que alimentar la campaña publicitaria del libro. Resultado: un producto de éxito traducido a numerosos idiomas, adaptado al cine y al teatro.
Pocas veces he encontrado un texto tan pedante que se limita a vender el ego del autor, a insultarte a la cara y encima a cobrarte por ello (afortunadamente el ejemplar que leí lo saque de una biblioteca). Una obra que los gafapastas tacharán sin duda de provocativa, arriesgada y excelente.
No suelo utilizar términos peyorativos cuando hago una crítica, pero esta vez haré una excepción como cierre: un libro de mierda.

jueves, 28 de julio de 2011

Más extraño que la ficción: Error Humano

A lo largo de su carrera como escritor Chuck Palahniuk siempre ha mantenido que detrás de cada una de sus historias existe una historia verdaderas. Ya sean eventos vividos por el autor o historias explicadas por algún amigo o conocido, el hecho es que si uno se para a pensar hay historias cotidianas bizarras y estrambóticas que rozan lo irreal y son mucho más extrañas que cualquier producto que alguien pueda inventar.
Bajo esa premisa se recopilan en Error Humano (Stranger Than Fiction en su versión original) varios artículos, entrevistas y ensayos que el autor ha ido recogiendo como forma de contar las historias reales de personas que bien podrían formar parte del compendio de personajes creados por Palahniuk.
Una lectura amena y a ratos profunda de la pluma de uno de los autores más importantes de finales del s.XX.

miércoles, 20 de julio de 2011

De novela policiaca a urban fantasy: El camino blanco

John Connolly lo ha vuelto a lograr: me ha tenido en vela hasta bien entrada la madrugada para terminar la lectura de uno de sus libros. Como le ocurre a otros escritores que explotan sus personajes en una serie temí que el autor irlandés perdiese fuelle en Camino blanco, el cuarto libro centrado en las andanzas del detective Charlie "Bird" Paker. Más si cabe cuando Connolly retoma la trama de Perfil asesino, su anterior título, cuyo final me sorprendió como pocos libros han conseguido esto últimos años. Afortunadamente me equivoqué.
En Camino blanco el mundo de Charlie Parker da otro giro a la oscuridad cuando acepta seguir la pista de una muchacha desaparecida mientras espera el accidentado juicio del enloquecido predicador Faulkner. El detective recibe entonces la llamada de un abogado amigo suyo que le implora ayuda. Su cliente, un joven negro, ha sido acusado de violar y asesinar a su novia Marianne Larousse, hija de un rico industrial sureño cuya fortuna se remonta a los caciques esclavistas del s.XVIII. Con todo en contra suyo el detective viaja a Carolina del Sur donde se encontrará que pocas cosas han cambiado desde la Guerra Civil. Porque, como sabe bien, los ecos del mal acontecido en el pasado tienen consecuencias trágicas en el presente. Mientras los asesinatos se suceden las visiones de los muertos que claman justicia aumentan a la vez que la oscuridad que rodea al predicador Faulkner se contagia a todos los que entran en contacto con él. Con el tiempo en su contra, Parker intentará recomponer un rompecabezas de sangre, traición y violencia que amenaza con destruir no sólo a los implicados en el crimen sino a todo lo que les rodea. Porque los muertos han encontrado a un oscuro paladín en la figura de una fantasmagórica mujer deformada que surge de los pantanos olvidados para sembrar la muerte y que transita por la senda en la que los reinos de los vivos y los muertos se entrecruzan: el Camino Blanco.
Con esta cuarta novela de su serie el autor irlandés deja que los elementos sobrenaturales que permean en sus anteriores novelas tomen un protagonismo en la trama. Y pese a que resuelve la historia con explicaciones que podrían descartar la presencia de dichas fuerzas el lector sabe que no es así, pero en ningún momento se siente engañado. Esta resolución intenta que los personajes conserven su cordura en el oscuro mundo-colmena que es el universo del autor, un lugar donde todos los actos tienen sus consecuencias y el mal está presente a cada esquina. El mal engrendrado por los peores monstruos: los seres humanos.
Con cada libro Charlie Parker se parece más a otros personajes trágicos tocados por lo sobrenatural (me vienen a la cabeza John Constantine, Harry Dresden e incluso Max Payne), pero ese tinte de lo mágico y lo irreal sirve para darle entidad al personaje sin desprestigiar para nada a la ficción urban fantasy en que se interna la serie.
¿Qué hacéis que no compráis la serie ya mismo? Y, si podéis, leedlos escuchando alguna de las obras más oscura de Philip Glass (como Koyaanisqatsi o The Fog of War) y tendréis el ambiente perfecto para disfrutar de un descenso a la oscuridad.


viernes, 15 de julio de 2011

Un agradable y terrorífico descubrimiento: Parientes pobres del diablo

Cada vez más me limito a leer las obras de un puñado de autores que ya conozco. Es lo que pasa tras leer libros que te saben a poco o que directamente te estafan con artificios de forma. El problema es que si no pruebas algún autor desconocido corres el peligro de perderte buenos libros. Por fortuna para mí todavía hago experimentos de lectura con resultados excepcionales (ya sólo el descubrimiento de John Connolly merece cualquier libro malo que lea este año). En el caso de Parientes pobres del diablo, de Cristina Fernández Cubas, el resultado ha sido positivo.
Este volumen está formado por tres cuentos cortos de la autora: La fiebre azul, Parientes pobres del diablo y El moscardón. Los tres comparten elementos fantásticos que, por lo menos a los dos primeros, los convierten en cuentos de terror, mientras que en el último la autora intenta jugar con la dualidad demencia senil-fastasmas del pasado pero que no acaba de convencerme.
La joya del recopilatorio es el cuento que da nombre al libro. En él asistimos a una coincidencia que dará como fruto la búsqueda de una leyenda desconocida: la de una estirpe secreta y maldita de descendientes de demonios. La habilidad de la autora de envolver lo cotidiano en una aura ominosa hace de Parientes pobres del diablo (y en cierta manera también a La fiebre azul) un cuento que bien podría haber sido publicado en los años de gloria de la revista Weird Tales.
Un breve e interesante recopilatorio, ideal para leer de una sentada.

De María Tifoidea a dios: Rant

De las diversas novelas de Chuck Palahniuk que he leído hasta la fecha, Rant es probablemente la más estrafalaria, estrambótica, rebuscada y una de las más divertidas.
El libro está narrado como una biografía oral en la que un autor sin citar entrevista a varias personas acerca de Buster "Rant" Casey, el protagonista del al novela. La historia está claramente dividida en dos partes. En la primera Palahniuk nos pista una visión costumbrista de un pequeño pueblo cualquiera de la Norteamérica moderna, sazonado con la ironía, humor negro y la transgresión tan propia de su prosa. En un pueblo de paletos Rant sabe que está destinado a algo grande. El día que se infecta por primera vez con la rabia su destino queda sellado: será un superpropagador de la enfermedad. Decidido a probar suerte en la ciudad, ahí conoce a una pandilla de "correjuergas", fanáticos del deporte ilegal de conducción temeraria y choque contra vehículos que se practica en la sociedad de los Nocturnos, ciudadanos de segundo orden que sólo pueden salir de noche y vivir de día. La entrada de Rant en ese grupo traerá consecuencias que afectarán el pasado, presente y futuro de todos.
Uno de los mayores logros de Rant es que el autor logra mantenerte atento todo el libro como si de un documental se tratara. Y, cuando menos te lo esperas y te has montado tu esquema mental del libro, hace un giro alocado, saltando de géneros hasta la ciencia ficción hard, con matices orwellianos que, aun desconcertando al lector, no pierde en ningún momento la fuerza ni el impulso inicial.
Rant es un libro que esconde un complejo desarrollo por parte del autor, que se ríe de los convencionalismos de géneros y arremete una y otra vez contra la moralidad y la autoridad.
Un buen libro de un gran autor, que no merecía para nada la horrorosa portada que le han colocado en su edición española.

jueves, 7 de julio de 2011

El viento susurra maldades: La casa vacía

El británico Algernon Blackwood fue uno de los escritores más prolíficos en el cuento de terror. A caballo entre el lirismo de Lord Dunsany y el horror cósmico de H.P. Lovecraft (quien le consideraba uno de los maestros modernos del terror), Blackwood construyó sus relatos en base a las muchas experiencias durante sus viajes, en especial su estancia en los bosques de Canadá. De esa estada nacen cuentos como El Wendigo (no incluído en esta antología), Lobo corredor o El valle de las bestias (sí incluídos).
Pero como bien atestigua su título, La casa vacía también posée historias de terror urbano (como la que da nombre al volumen). Las casas de Blackwood son extrañas, inquietantes y ruinosas, con pasillos donde el viento parece cantar como las banshees. Lo sobrenatural en estos cuentos se aleja del periodo gótico y, al igual que con M.R. James, Robert E. Howard o H.P. Lovecraft, se vale de lo cotidiano para despertar un escalofrío al lector.
La casa vacía está compuesta por catorce cuentos, todos ellos más que recomendables para pasar una deliciosa tarde de terror.

Verdades como puños: Las chorradas de mi padre

El aspirante a guionista Justin Halpern tenía 28 años cuando aceptó un empleo de columnista para Maxim que le permitiría trabajar desde su casa y mudarse a vivir con su novia. Claro que ella no opinó lo mismo y lo dejó plantado en la calle. Compuesto y sin novia no tuvo más remedio que pedir asilo en casa de sus padres. Claro que había un pequeño problema: Sam, el padre de Justin, parece un híbrido entre Sócrates y Atila el Huno. No es que sea un mal tipo, simplemente la palabra "diplomacia" no existe en su vocabulario. Y además se acababa de jubilar, con lo que se pasaba el día entero en casa.
Fue precisamente ese compendio de consejos disfrazados de exabruptos lo que hizo que Justin abriera una cuenta de Twitter (@shitmydadsays) para compartir la "sabiduría" de Sam. En apenas unas semanas sus seguidores se contaban a miles. Los productores de TV iban detrás suyo para hacer una serie de TV basada en el personaje de su padre (Sh*t my dad says, que finalmente interpretaría ni más ni menos que William Shatner).
Justin publicó Sh*t my dad says, un recopilatorio de anécdotas y de las mejores frases que aquí han titulado Las chorradas de mi padre (nombre con el que se ha traducido la serie de TV).
Lejos de ser un mero fenómeno mediático, las páginas de Las chorradas de mi padre contiene perlas de sabiduría presentadas como vitriolo escupido. Queda claro que Sam Halpern es una persona que, si bien carece de tacto en la mayoría de situaciones, profesa un amor indiscutible hacia su familia. El texto, si bien breve, es lo más desternillante que he leído en mucho tiempo y, por encima de todo, se entrevee que no es un producto falseado. Y es esa honestidad la que hace que, pese a su carácter, el lector acabe por caerle bien Sam.
Además, si encima lo lees imaginando que es William Shatner quien habla, la combinación es explosiva.
Un texto imprescindible, no sólo para pasar el rato sino como ensayo filosófico.

lunes, 4 de julio de 2011

Fantasmas tangibles: Corazones perdidos

El profesor Montague Rhodes James (conocido bajo su nom de plumme M.R. James) fue una figura destacada durante el primer cuarto del siglo XX por sus cuentos de terror, mas en concreto cuentos de fantasmas. Buen conocedor de sus precursores góticos, el profesor James se dedicó a desembarazarse de todos los elementos sobreutilizados por los autores góticos. En su obra los escenarios son pequeños pueblos, parajes abandonados, casas de campo. Sus fantasmas son tangibles, su presencia se nota más que se vé, y cuando se topan con algún desgraciado conducen a la locura o la muerte. Los protagonistas suelen ser anticuarios o profesores con intereses en lo antiguo, diletantes cuya curiosidad pueden pagar cara.
No es extraño que sus cuentos fascinaran e inspirasen a H.P.Lovecraft, y sentasen las bases sobre las que el autor de Providence demoliera la vieja guardia gótica con sus horrores cósmicos y el nacimiento del cuento de horror moderno.
En Corazones perdidos se recopilan las cuatro antologías que se publicaron en su día con los cuentos de fantasmas de M.R. James, así como algún que otro cuento que no había visto la luz en castellano. Como siempre, la edición de Valdemar es impecable y la inclusión a modo de prefacio del fragmento del ensayo clásico de Lovecraft El horror sobrenatural en la Literatura correspondiente a M.R.James.
La brevedad de los cuentos del profesor James no hace más que potenciar un estilo en el que la sensación de horror se va introduciendo a través de detalles mundanos, y es tal su dominio que uno puede sentarse a leer la obra completa sin tener la sensación de estar leyendo una y otra vez el mismo texto.
Una antología indispensable para entender a uno de los autores clave (y menos conocidos en España) de la literatura de terror.

domingo, 26 de junio de 2011

Premios Locus 2011

Ya conocemos los nombres de los flamantes ganadores de los premios Locus de este año.

-Novela de ciencia ficción: Blackout/All Clear, Connie Willis
-Novela de fantasía: Kraken, China Miéville
-Primera Novela: The Hundred Thousand Kingdoms, N.K. Jemisin
-Libro juvenil: Ship Breaker, Paolo Bacigalupi
-Novela corta: The Lifecycle of Software Objects, Ted Chiang
-Noveleta: The Truth Is a Cave in the Black Mountains, Neil Gaiman
-Cuento: The Thing About Cassandra, Neil Gaiman
-Revista:Asimov’s Magazine
-Editorial: Tor
-Antología: Warriors, editada por George R.R. Martin y Gardner Dozois
-Colección: Fritz Leiber: Selected Stories, Fritz Leiber
-Editor: Ellen Datlow
-Ilustrador: Shaun Tan
-No ficción: Robert A. Heinlein: In Dialogue with His Century: Volume 1: 1907-1948: Learning Curve, William H. Patterson, Jr.
-Libro de ilustraciones: Spectrum 17, editado por Cathy y Arnie Fenner

Como se puede observar, los pesos pesados acaparan la mayoría de los premios. Paolo Bacigalupi vuelve a demostrar que va a seguir dando guerra por mucho tiempo y el doblete de Gaiman vuelve a demostrar que el británico casi no tiene rivales en cuanto a lo que ficción breve se refiere.
¡Felicidades a los ganadores!

miércoles, 15 de junio de 2011

Microcuento a concurso

Ya podéis votar por mi microcuento "Un mundo de perros" para el premio de Literatura Móvil que organiza la Revista Eñe. Podéis hacerlo en este enlace. El premio semanal se anunciará el lunes y, si gano, pasaré a la final.
Eso sí, votad sólo si os gusta. Y comentadlo a todos los que conozcáis.
Muchas gracias de antemano.


martes, 7 de junio de 2011

El mundo es una colmena oscura: Perfil asesino

Hace poco que comenté las dos primeras novelas de John Connolly dedicadas al detective Charlie "Bird" Parker (Todo lo que muere y El poder de las tinieblas). La velocidad a la que estoy devorando esta serie debería dejar claro lo mucho que disfruto con la prosa teñida de oscuridad del autor irlandés. Perfil asesino, el tercer libro de la serie, se encuentra a la altura de sus predecesoras.
Ya establecido como detective privado pero rehacio a involucrarse en ningún caso sobre crímenes violentos, Bird es contratado por el magnate Jack Mercier para investigar el supuesto suicidio de Grace Peltier, hija de un ex-socio del millonario y antigua novia del detective. Grace se hallaba investigando la desaparición de una antigua comunidad religiosa establecida en los años 60. A medida que Bird se involucra en el caso se ponen en marcha fuerzas oscuras que pretenden mantener enterrado el pasado a cualquier precio. Pero los espíritus de los muertos, atrapados en la colmena que es el mundo, claman justicia contra aquellos que se autoproclaman ángeles oscuros. Y Bird sabe demasiado bien que las barreras entre el mundo de los vivos y los muertos, el pasado y el presente, están tejidas en una peligrosa tela que se resquebraja sólo para causar la muerte de los inocentes.
Con Perfil asesino, el autor explora el fanatismo religioso tan extendido en Estados Unidos, un odio visceral a la propia naturaleza humana, suficiente como para matar por ello. Y lo hace tiñendo de ese halo sobrenatural que deja entrever en su prosa, pero nunca de un modo fantástico. En las novelas de Connolly lo sobrenatural está dosificado de forma efectiva, de modo que no desentona del conjunto (si habéis visto El corazón del ángel sabréis de qué hablo).
Utilizando recursos y ambientaciones propias del cuento de terror (que a ratos roza lo lovecraftiano), Connolly vuelve a salir aiuroso a la hora de montar un rompecabezas narrativo que mantiene al lector en vilo durante todo el oscuro trayecto.

martes, 31 de mayo de 2011

El abismo que devuelve la mirada: Camino tortuoso

Hace mucho tiempo os hablé de Warren Ellis y su obra cumbre: ese gran tebeo que es Transmetropolitan. El guionista británico quiso, al igual que otros compatriotas suyos compañeros de profesió, probar suerte en el mundo de la novela. El resultado fue Camino tortuoso.
Michael McGill es un detective privado venido a menos (en sus propias palabras "un imán que atrae a la mierda" que recibe el encargo de la Casa Blanca de encontrar la Constitución secreta de los Estados Unidos, un peligroso libro que permite a su propietario manipular la voluntad de las masas. McGill acepta y empezará un viaje en picado por los estratos más bajos de la retorcida moral americana, acompañado por Trix, una estudiante ultraliberal que está escribiendo una tesis sobre sexualidad depravada.
Camino tortuoso recuerda a los mejores momentos de Transmetropolitan, pero no es un simple calco. Bajo la apariencia de una opera bufa, Warren Ellis dispara con su característica acidez contra todo y contra todos, sin dejar títere con cabeza, sin emitir juicios de valor simplones ni vendermos moralina barata. Y encima lo hace con ese sentido del humor negro tan suyo que hace que te desternilles con las ideas más retorcidas de uno de los mejores escritores británicos.
Ojalá el autor británico escriba más libros como éste.

domingo, 29 de mayo de 2011

El monstruo que surgió las montañas: El poder de las tinieblas

En mi reseña de Todo lo que muere comentaba que me había sorprendido gratamente la obra de John Connolly. Con El poder de las tinieblas, segunda de las novelas protagonizadas por el detective Charlie "Bird" Parker, Connolly se reafirma como uno de los grandes narradores modernos de novela negra.
Dos sucesos inconexos (el cobro de un rescate que acaba con una matanza por un lado y el suicidio de una anciana por otro) están a punto de convertir en un calvario la vida de Charlie Parker, ahora detective privado. El brutal asesinato de la clienta de Parker marcará el inicio de la caza del ex-marido de ésta por partre de la mafia, la poco colaborativa policía local, el FBI y dos sanguinarios y depravados asesinos a sueldo. Los cadáveres se apilan mientras poco a poco se teje una telaraña de sangre y venganza surgida del oscuro pasado. Pero sólo Bird, con su "don" para sentir a los muertos, es consciente de que algo ha surgido de los bosques. Una fuerza primigenia y oscura que se alimenta de odio y de sangre y que no se dentendrá ante nada ni nadie. Una fuerza cuya atención se ha dirigido hacia el remoto pueblo de Dark Hollows.
Utilizando recursos más propios de las novelas de terror, John Connolly logra mantener el ambiente de oscuridad y suciedad que se ha convertido en marca de sus historias.
Un viaje tenebroso al fondo del abismo por parte de uno de los grandes maestros de la narrativa actual, de imprescindible lectura.

Musa

Por segundo mes consecutivo la veterana revista electrónica Axxón ha publicado uno de mis cuentos cortos en su sección Ficciones breves. En este caso se trata de Musa, que escribí hace unos años para un concurso que obviamente no gané. Podéis leer Musa en el siguiente enlace.

lunes, 23 de mayo de 2011

Memento Mori: Todo lo que muere

Últimamente estoy leyendo bastante novela negra, cosa que no hacía los últimos años). Para mí ha sido todo un descubrimiento el toparme con la obra del irlandés John Connolly.
En Todo lo que muere el inspector de policia de Nueva York Charlie "Bird" Parker discute con su mujer por culpa de su alcoholismo. Tras bañar sus penas en alcohol, Bird regresa a casa para toparse con el horror: alguien ha torturado y asesinado a su mujer y a su hija de tres años, despellejándolas y arrancandoles la cara. Cuando sus propios compañeros le dan la espalda al creerlo responsable de las muertes, su ex-jefe le propone que le ayude en la búsqueda de una muchacha desaparecida. Bird empezará un descenso a los infiernos más oscuros del sur de Estados Unidos y se verá envuelto en una guerra entre familias mafiosas. Mientras los cadáveres se amontonan a su paso, una anciana ciega que dice tener visiones pondrá a Bird a la caza de un asesino en serie que despelleja el rostro de sus víctimas: el Viajero.
Heredera de las mejores novelas negras de los 50 y los 60, Todo lo que muere es el primer título de una serie que retrata lo peor de la humanidad y que a ratos recuerda gratamente a El corazón del ángel.
Imprescindible.

jueves, 19 de mayo de 2011

La destrucción os hará libres: Club de lucha

Con toda certeza la mayoría de lectores de esta página habrán visto la adaptación cinematográfica que David Fincher hizo de Club de lucha (traducida como El club de la lucha), la primera novela de Chuck Palahniuk. Incluso así, merece la pena revisar un libro que se ha convertido en el equivalente de El guardián entre el centeno de finales del siglo XX.
Un protagonista cuyo nombre no se nos revela ha encontrado la manera de combatir el insomnio que padece: acudir a sesiones de terapia de enfermos terminales. Este macabro ritual le acercará a Marla, quien acude a las mismas reuniones que él y amenaza con descubrir su farsa. En ese momento entrará en su vida Tyler Durden, un joven carismático, descontento con la sociedad de consumo y con ideas radicales acerca de la libertad. Junto al protagonista empezarán una nueva "terapia" contra la sociedad: el Club de Lucha. Pero la linea entre la libertad y el nihilismo es muy delgada y Tyler está dispuesto a todo con tal de alcanzar la "verdadera" libertad...
Palahniuk saca en su primera novela toda la artillería pesada. Club de lucha es una especie de manifiesto, una denuncia del autor sobre una generación atrapada en un mundo banal donde sólo se aspira a consumir. No es de extrañar que la novela primero y luego la película alcanzaran el status de culto y fueran libro de cabecera de colectivos como el ahora famoso Anonymous (cuya singular estructura parece calcada de la descrita en la novela).
Un buen libro de un narrador que retrata como pocos la decadencia humana de finales del siglo pasado.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Juez, jurado y verdugo: Yo, el jurado

Mickey Spillane fue uno de los autores que catapultaron a primera línea la novela negra americana en los años 50. En Yo el jurado hace su primera aparición su creación literaria más conocida: el duro y cínico detective privado Mike Hammer.
Cuando el mejor amigo de Mike Hammer es asesinado a sangre fría, el detective Mike Hammer hace un juramento solemne sobre el cadaver y en presencia de la policía: encontrará y ejecutará al asesino. Hammer, duro de pelar y curtido por la Segunda Guerra Mundial, no se detendrá ante nada ni nadie con tal de dar caza al criminal. Pero cuando los posibles sospechosos empiezan a morir asesinados uno a uno el violento detective sabe que hay más de lo que parece en la muerte de su amigo.
Hoy en día puede parecerle al lector novel que Yo, el jurado está repleto de arquetipos y estereotipos del género negro, pero hay que tener en cuenta que el libro fue escrito en 1947, cuando dichos estereotipos no estaban establecidos ni mucho menos y que Spillane fue uno de los puntales de un género cuyos ecos todavía se dejan ver.
Además, el autor demuestra su maestría creando un personaje, a día de hoy, sigue siendo el espejo en el que se miran muchos otras obras.
Una novela entretenida y brillantemente narrada. ¿Qué más se puede pedir?

miércoles, 11 de mayo de 2011

El mundo que nos ahoga: Asfixia

El nortemaericano Chuck Palahniuk es, junto a Bret Easton Ellis e Irvine Welsh, el máximo exponente de la literatura nacida de la "generación x". Catapultado a la fama por la adaptación al cine de Club de lucha, su primera novela, Palahniuk ha sabido reflejar la miseria moral y la incapacidad de aceptar las normas impuestas como pocos autores.
El protagonista de Asfixia es Victor, un estudiante fracasado de medicina, un adicto al sexo que utiliza las sesiones de terapia de grupo para conseguir sexo fácil. Victor trabaja en un parque temático sobre el s.XVIII pero para ganarse la vida busca restaurantes donde se asfixia con comida a la espera de que un alma caritativa le salve. Con los cheques que recibe de sus "héroes" salvadores paga los costosos gastos de reclusión de su madre, una anarquista demente que le abandonaba de niño para luego secuestrarlo y mostrarle "la vida real".
Con Asfixia Palahniuk explora los temas propios de su obra: la decadencia de una sociedad basada en convencionalismos, la libertad en su vertiente más radical y el nihilismo como instrumento para alcanzar la libertad. Y lo hace a partir de una serie de personajes disparatados que intentan sobrevivir a la locura diaria de un mundo que no comprenden y que para ellos es tan falso como el parque temático enel que trabaja Victor.
Un trabajo espléndido de uno de los grandes autores modernos.

martes, 10 de mayo de 2011

Mi nuevo refugio: Biblioteca Agustí Centelles

Duele decirlo pero hasta ayer no había una biblioteca pública en Barcelona que tuviera un horario en condiciones. Sí, hay una treintena, pero casi todas abren sólo por la tarde menos un día a la semana.
La nueva biblioteca pública Agustí Centelles abre de lunes a sábado, mañana y tarde. ¡Incluso los viernes abren al mediodía!
El lugar es impresionante: tres plantas bien distribuídas, con un buen puñado de ordenadores, mesas para instalarse con tu propio portátil, conexión a internet, sillones de lectura... ¡Hasta tienen una sección de comic bien surtida!
Desde este momento queda confiscada por la autoridad imperial para instaurar la nueva sede de la Biblioteca de Vorbarr Sultana. Pero todavía no lo saben...



domingo, 8 de mayo de 2011

Sesión de firmas en Gigamesh (6/5/11)

Aquí os dejo una muestra de la sesión de firmas del pasado viernes en la librería Gigamesh. Fue una hora y media que pasó volando mientras firmaba y charlaba con la gente. No hay nada como sentirse arropado por buenos amigos, y además en una librería tan emblemática como Gigamesh. Muchas gracias a la gente de Gigamesh por organizar la sesión, en especial a Ramón y a Víctor, y muchísimas gracias a los que pudísteis acercaros. ¡Fue una tarde que no olvidaré!





jueves, 5 de mayo de 2011

Las pequeñas células grises contra el crimen perfecto: Asesinato en el Orient Express

Si estás leyendo esta entrada y el nombre de Agatha Christie no te suena, entonces a) te has equivocado de página o b) has estado fuera de este planeta durante mucho tiempo. Los demás, aunque no sean lectores habituales de novelas de detectives, reconocerán el nombre de la indiscutible reina de los relatos de misterio. Agatha Christie no sólo es la novelista que más libros ha vendido en el mundo, sino que sus novelas y cuentos han sido los más traducidos y se encuentran entre los más adaptados a otros medios (cine, televisión...). Entre sus creaciones literarias sobresale la de un personaje curioso, un hombrecillo belga de flamante bigote, maneras de snob y cierto rechazo de los métodos tradicionales de investigación: el detective Hércules Poirot.
En Asesinato en el Orient Express, Poirot regresa de Oriente Medio en el famoso tren cuando se topa con Ratchett, un diletante adinerado de "mirada cruel" y que "parece personificar el mal". Ratchett informa a Poirot de que ha recibido varias misivas amenazadoras y que teme por su vida, y ofrece al detective una considerable suma por encargarse de su seguridad. El belga rechaza la proposición, al disgustarle el sombrío aspecto del diletante. Cuando Ratchett es asesinado durante una tormenta de nieve que ha bloqueado el paso al tren, Poirot deberá determinar quién de los pasajeros ha cometido el crimen. Puesto en marcha su habitual método de trabajo (sus famosas "pequeñas células grises" en alusión a su cerebro) el caso empezará a complicarse cada vez más cuando todos y cada uno de los viajeros tienen coartadas imposibles de romper.
Asesinato en el Orient Express es probablemente una de las mejores historias de detectives jamás escrita. La meticulosidad de la narrativa de la autora, paralela al talento de su personaje principal, hace que el lector se desvane los sesos hasta el último minuto, devorando página tras página en busca de indicios que se le hayan podido escapar al famoso detective belga.
A los lectores más jóvenes quizás les sorprenda el tratamiento de algunos estereotipos en la novela (hay que recordar que fué escrita en los años 30), pero el propio Poirot admite que él es un snob para muchas cosas.
Personalmente, el personaje de Poirot me cae un poco antipático, quizás por mi preferencia personal a las historias de Sherlock Holmes, pero hay que reconocer que Poirot es uno de los grandes personajes literarios del siglo XX y que Asesinato en el Orient Express es un clásico indispensable y un entretenimiento excelente, algo muy difícil de combinar.

martes, 3 de mayo de 2011

La matemática de las letras

El amigo Scribble me ha pasado un artículo excelente (por no decir imprescindible) que arroja luz sobre las cifras reales de los libros. Podéis leerlo en este enlace.


lunes, 2 de mayo de 2011

Segundo cartel

En este caso el preparado por Gigamesh para la firma del viernes.


Qué difícil es ser humano: La casa de cristal / Glasshouse

Si hay en la oleada de autores británicos de CF surgidos de finales de los 90 que ejemplifique la nueva ciencia ficción transhumanista y postsingular y que a la vez mantenga la esencia del humor negro más genuinamente british, ése es Charles Stross. Bloguero incansable, defensor de la neutralidad en la Red, crítico mordaz y analista lúcido como pocos, Stross se ha labrado un puesto de honor entre los grandes mediante libros como La casa de cristal.
Robin despierta con un borrado de memoria en mitad de una sociedad transhumana regida por la libertad absoluta del individuo. Pronto se dará cuenta de que alguien intenta matarle y, forzado por su readaptación y para esconderse de sus perseguidores, se refugia en una experimento social que pretende reconstruir los Años Oscuros (el final del siglo XX y principios del XXI). Pero nada es lo que parece en dicho experimento y, para su sorpresa, la sociedad "primitiva" es tan volátil y mortífera como tener a un asesino en cada puerta.
La casa de cristal es una elaborada crítica a la hipocresía de nuestros días, sin ninguna clase de banalidad como "días pasados fueron mejores" o similares. Stross ensalza la libertad del individuo como poco autores, a la vez que demuestra que la arquitectura social y la ciencia ficción hard no están reñidas.
La edición en castellano tiene una de las peores traducciones que he leído recientemente (además de muchos errores tipográficos). Como guinda es uno de los títulos que la desaparecida editorial Vía Magna pirateó, para acabar como saldo editorial. Como siempre os recomiendo leer a edición original, aunque sólo sea por que vuestro dinero acabe en manos del autor.
Una gran novela destinada a convertirse en un clásico, muy recomendable incluso para aquellos que no leen ciencia ficción.




Sesión de firmas



viernes, 29 de abril de 2011

Sesión de firmas

El próximo viernes 6 de mayo, a las 18:30 horas, estaré firmando ejemplares de La doncella de la rosa en la librería Gigamesh (Ronda San Pedro, 53, Barcelona).
¡Nos vemos la próxima semana!


jueves, 28 de abril de 2011

Cuestión de perspectiva

¡Todavía no me he recuperado de la publicación de La doncella de la rosa cuando me acaban de comunicar que mi cuento corto Cuestión de perspectiva ha sido publicado en Axxón, la página web de habla hispana dedicada a ciencia ficción, fantasía y terror más visitada del mundo!
Podéis leer Cuestión de perspectiva en este enlace.

lunes, 25 de abril de 2011

Las herramientas del escritor: Ommwriter

Que te dejen en paz para poder escribir tranquilo es algo que no siempre podemos conseguir fácilmente. Cierto, te puedes poner a escucha música en los auriculares, pero eso no funciona siempre y no a todo el mundo. Ommwriter nos propone una nueva forma de atacar el problema.



Cierto, puede parecer una herramienta para gafapastas (¡Crom los maldiga!) pero la verdad es que el programilla en cuestión tiene muy buena pinta. Está disponible en Mac y PC, con una versión gratuita muy completa. Podéis descargarlo en este enlace. Ah, y dad gracias a Ms.Delphine, que ha sido ells quien me ha dado el chivatazo.

sábado, 23 de abril de 2011

Día del Libro 2011

Hoy es el Día del Libro, el día más importante del año para aquellos que amamos la Literatura. Este 2011 representa para mí un día especial, ya que es el primer Día del Libro en el que tengo una obra publicada. y, aunque al final no ha sido posible organizar ninguna firma para hoy, ello no va a empañar una festividad como esta.

Mi primera novela. ¡Compradla ya!

Las estadísticas dicen que esta semana se venderá entre el 60 y el 70% de los libros que los españoles compran a lo largo del año. Muchos de ellos por desgracia no serán leídos porque habrán sido comprados como parte de un "ritual que hay que cumplir". Abundarán también los títulos escritos por miembros de la farándula y el famoseo, deportistas, cantantes, presentadores de TV y otro sinfín de personajillos que harían bien con no envenenar las estanterías con su "prosa".
Comprad libros. Para vosotros, para las personas que apreciáis. Escogedlos con cuidado. No importa el precio. Que sea un libro pensado para cada persona que creéis que, al igual que vosotros, lee por el mero placer de hacerlo y disfruta con cada palabra.

Klaatu, barada...

Mientras redacto este texto ya me han regalado un libro. International Khiladi sabía muy bien las ganas que tenía de echarle el guante a The Wise Man's Fear de Patrick Rothfuss, la secuela de El nombre del viento. ¡Muchas gracias!

¡Casi mil páginas! ¡Me lo voy a pasar en grande!

En resumen. Comprad libros, pero no porque "toca". Comprad para vosotros y para vuestros seres queridos. Escoged con cuidado, porque no hay nada tan personal como un libro regalado. ¡Que el legado del Gran Bardo y del Manco de Lepanto nos acompañe esta velada!

viernes, 22 de abril de 2011

Sobre derechos de autor, piratería y nuevos modelos de explotación

Mañana es el Día del Libro, la fiesta que cada año celebramos aquellos que amamos la Literatura. Lo que ya no es tan conocido es que, desde 1995, también es el Día del Copyright, una fecha en principio pensada para "concienciar" a la gente sobre los derechos de autor y el "mal" que representa la piratería. Pero, ¿qué entendemos por piratas? Vayamos por partes.

Sobre derechos de autor
La Ley (por lo menos en España) dice que una obra es propiedad de su autor desde el momento mismo de su creación, independientemente de a nombre de quién está inscrita en el Registro de la propiedad Intelectual, salvo contrato y otro documento similar de por medio. Los veteranos recordarán el famoso pleito que interpuso gran número de autores de tebeos contra la editorial Bruguera por la titularidad de los personajes que habían creado a lo largo de casi 30 años. Este proceso supuso una victoria para un colectivo esclavizado y sentó las bases de la subsiguiente jurisprudencia al respecto.
En otras palabras, que registrar una obra sin el consentimiento de su autor costituía un delito de apropiación por el cual se podía exigir el amparo del Ministerio Fiscal para cambiar el titular de la obra en el Registro y pedir los correspondientes daños y perjuicios.
Pero esto es España, amigos y, por desgracia, somos famosos por la picaresca.

La tecnología como delito (o cómo convertir la ignorancia tecnológica en un arancel)
Con el desarrollo de los microchips y los avances en miniaturización era sólo cuestión de tiempo que los hogares contaran con un poderoso mecanismo diferencial no analógico que pudiera almacenar contenidos: el ordenador personal. Los 70 ya habían sido una época en la que las discográficas clamaban al cielo mientras señalaban a las cintas de casette como instrumento del Diablo destinado a arruinar el Arte de la Música. El hecho que las mismas discográficas engañasen a muchos de sus artistas y se adueñaran de cantidades ingentes de dinero hasta el punto de casi arruinarlos no importaba. El hecho que te dejaran un disco y lo pudieras copiar (¡sucia palabra!) o que fotocopiaras un libro era un pecado imperdonable.
Es cierto que mucha gente intentó hacer negocio con las copias piratas pero la gran mayoría sólo querían hacerse con un objeto (disco, película, libro...) que tal como iba la economía era un objeto de lujo, más cuando el gran público estaba formado por adolescentes sin apenas ingresos. Es más, muchos artistas descubrían estupefactos que aquellos que habían empezado copiando alguna obra suya luego ahorraban para conseguir legalmente el resto de su producción. Si hubiéramos hecho caso a los alarmistas resultaba que las bibliotecas públicas tendrían que prohibirse porque "robaban" a los autores la venta de ejemplares (aunque eso es otro tema).
Lo cierto es que con la aparición de los primeros piratas informáticos la industria del ocio se empezó a preocupar, pese a que esos jóvenes aparentemente introvertidos lo único que querían era llevar hasta el máximo el potencial de su intelecto. A tal efecto os recomiendo un documental titulado Historia secreta de los piratas informáticos que, pese a su antigüedad, es muy revelador.

John Draper, el "capitán Crunch", Santo Patrón de los Hackers

Piratería y patentes de corso
Así pues llegamos a una época dominada por el control y la histeria de las grandes compañías. Hay que perseguir, denunciar, encarcelar y multar a todo el que ose poner en duda sus derechos. Se imponen multas astronómicas a usuarios, se persiguen programas como NAPSTER y las redes P2P. Se utilizan vacíos legales y el desconocimiento de los legisladores sobre asuntos tecnológicos para crear un Hombre del Saco, un Coco sin rostro que pretende destruir el Arte y a los Artistas. Los estados extienden modernas patentes de corso a compañías privadas para cobrar cánones a usuarios, cuando están vulnerando derechos que estos mismos estados han aprobado, como la copia privada. La delgada línea que separa al fair use de la copia ilegal hace que muchos cedan ante estos grupos de presión, empezando por los gobernantes que debían ser los encargados de velar por nuestros derechos.

NAPSTER, un programa que puso nerviosos a muchos


Un presente cyberpunk o cómo el rostro de un hombre muerto vela por nosotros
La persecución y la legislación cada vez más dura no hace más que añadir fuego a la rebelión. Cuando hay tiranos siempre hay rebeldes, e internet es el espacio perfecto para ello ya que la mayoría de tiranos no tienen los conocimientos suficientes para ganarles la partida a los usuarios. En BBSs y canales IRC primero y luego en foros empieza a proliferar el descontento. Toda información debería ser libre! claman. Entre todos estos grupos destaca uno en particular, surgido del foro /b/ de 4chan, un grupo anárquico, sin ideología política más que la absoluta libertad. Sus miembros llevan la máscara con el rostro de Guy Fawkes que se hizo famosa con el comic V de Vendetta. Son la primera metainteligencia surgida en la Red: Anonymous.

We do not forgive. We do not forget. We Are Anonymous. We are Legion. Expect Us.

A todo esto, ¿qué le queda a los autores?
Todo esto de la libertad está muy bien pero yo como autor ¿qué saco de todo esto? ¿quién paga mis facturas?
El debate al respecto está muy caldeado por posturas radicales en ambos bandos. Cierto, hay gente como Cory Doctorow (defensor acérrimo de la licencia Creative Commons) que pueden permitirse el lujo de poner gratis sus obras en internet el mismo día que salen a la venta porque ya tiene lectores. Pero recordemos que hubo una época en la que NO los tenía y, aún así, apostó por ello. Como bien repite una y otra vez Neil Gaiman, la "piratería" trae un curioso efecto secundario: el aumento de ventas del catálogo del autor pirateado. Pese a que hay feudos tradicionales donde siempre se han pirateado obras (Sudamérica, Rusia, Oriente Medio y, seamos sinceros, España) hay que tener en cuenta que mucha gente que adquiere gratis estos archivos (sean libros, juegos, discos, películas...) de ninguna manera piensan adquirir el producto incluso a precios reducidos. Pero hay muchos usuarios que ante unas condiciones favorables, pagarían por ese contenido. Autores como David Wellington representan el éxito de aventuras directas en internet cuando muchos compañeros de profesión desdeñan y persiguen a sus propios fans.

Cory Doctorow, superhéroe de internet, el Creative Commons y el fair use

La única forma que hay para vencer a la verdadera piratería, la que busca lucro, es con productos de calidad, que hagan que el consumidor se sienta recompensado por los autores que admira. Iniciativas como la Biblioteca de Baen Books, los diversos músicos que se niegan a participar de cánones y colocan sus discos gratis en la red o el regalo de libros en formato electrónico por parte de algunas editoriales siguen siendo hechos minoritarios que las grandes compañías intentan tapar. La llegada de modelos nuevos de explotación como el crowd funding o el freemium (popularizados por Spotify) han chocado con modelos tradicionales que no quieren más que poner barreras como los desfasados DRMs o servidores de identificación y autentificación.

El mayor éxito y el mayor fracaso del modelo freemium

Hay que tener en cuenta que cualquier medida de protección es completamente inútil, ya que sólo es cuestión de tiempo hasta que los "piratas" (muchos ellos por el mero reto de superarse) revienten dichas protecciones. Un caso sonado fue el famoso sistema anticopia de Sony, que impedía la reproducción de CDs en los ordenadores, vulnerando el derecho del comprador incluso a escoger cómo lo escuchaba. Incluso cuando una sentencia judicial obligó a la compañía a retirar del mercado los discos con esa protección, dicho anticopia (que había costado millones) había sido reventado utilizando... ¡un simple rotulador negro! Bastaba con pintar la primera pista del disco, una pista de datos corrompidos que hacía que los lectores informatizados no pudieran acceder al resto del contenido, para poder disfrutar del CD donde te diera la gana e incluso podías copiarlo.

El Gran Hermano te vigila
Como señalaba el escritor y editor Gardner Dozois en una de sus recientes antologías, la crisis actual ha afectado a la industria del ocio, algo que no había sucedido antes o por lo menos a la escala que estamos viendo: líneas editoriales canceladas, cadenas de librerías cerradas, editoriales en bancarrota... Lo triste es que algunos han aprovechado el momento para buscar un chivo expiatorio, y lo han hecho impulsando proyectos de leyes restrictivas, con el beneplácito de los gobiernos.
Hace poco tuve una discusión con un conocido a raíz de la ley Sinde, ley que esta persona defendía a capa y espada. La paradoja es que se trataba de la misma persona que se dedicaba a vender hace diez años copias de películas por internet.

Cuando piratees mp3 te consideraremos un terrorista...

El futuro, aquel país desconocido...
Las cosas no pintan muy bien, por lo menos a corto plazo. A pesar de que es reconfortante saber que colectivos como Anonymous o la Electronic Frontier Foundation están poniendo a más de uno en su sitio, el daño está hecho y tardará en sanar. Controversias como la guerra de precios de los e-books entre McMillan y Amazon no hacen más que dar alas a aquellos que quieren controlar, penalizar y, en definitiva, censurar.
En resumen, es una época difícil para ser escritor pero ¿cuándo lo ha sido? Los derechos de autor son innegables y fundamentales, pero no pueden ser la excusa para recortar el derecho a la libertad, más cuando no se trata más que de otro intento de lucrarse por parte de los que quieren seguir cobrando a costa de los demás.
Hay que decir, como escritor, yo lo tengo claro. Me quedo con las palabras de José de Espronceda pertenecientes a su poema más conocido:

Allá; muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo más de tierra;
que yo aquí; tengo por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.

Porque la "piratería", en el sentido de lucro, tiene los días contados, mientras que las patentes de corso permanecerán. Y, si tengo que navegar, sé bajo qué bandera lo haré.


martes, 19 de abril de 2011

Bienvenidos al Fin del Mundo: La carretera

A estas alturas el nombre de Cormac McCarthy es bien conocido, ni que sea por las adaptaciones al cine de sus dos novelas más conocidas: No es país para viejos y La carretera.
La carretera es la historia de un padre y un hijo que cruzan Estados Unidos siguiendo una carretera sin precisar en un mundo que ha sido aniquilado por algún cataclismo no especificado (aunque en la novela parece indicar que se trata de una guerra nuclear). Día a día estos dos personajes se verán enfrentados a la dureza de un entorno que les pone a prueba constantemente con decisiones morales que pueden conducirles a la muerte y donde el hambre es un fantasma omnipresente.
Premiada con el Pulitzer del 2007, La carretera es un libro decepcionante. Por un lado tanto el autor como la crítica han intentado quitarse de encima la etiqueta de "novela de ciencia ficción".
Recapitulemos:
-Mundo devastado por una catástrofe: sí.
-Tiempo futuro no especificado pero relativamente próximo: sí.
-Supervivientes caníbales: sí.
-Tecnología obsoleta/inútil: sí.
Vaya, creo que puedo mencionar por lo menos una docena de novelas de ciencia ficción que cumplen los requisitos (la primera que me viene a la mente es Los genocidas de Thomas M. Disch).
Por otro lado la narrativa es excesivamente lenta para un libro de apenas 200 páginas. El autor recurre una y otra vez a escenas en las que a) la ceniza lo cubre todo o b) llueve. El hecho de que el diálogo se muestre incrustado en la descripción (mejor dicho una especie de no-diálogo) produce una irritante sensación de que McCarthy intenta insuflar grandilocuencia a su relato cuando en el fondo es mera pedantería estilística, a la que se ha añadido una moral de blanco y negro que no hace más que rematar el conjunto. Y, como cierre, un final previsible y forzado te deja con la sensación de que te han tomado el pelo.
Indudablemente los críticos han elogiado la novela como una obra maestra, motivo adicional para mantenerse alejado de ella como si de un apestado se tratara.
Citando a un crítico del Washington Post que se refería a la adaptación al cine, "no deja de ser una película de zombies con pretensiones literarias".
O en otras palabras: el peor libro comentado en esta Biblioteca junto a Crepúsculo y Recuerdos del Futuro. En lo que a mí respecta, me voy a mantener alejado de la obra de McCarthy todo lo que pueda.


viernes, 15 de abril de 2011

La Doncella de la Rosa

Lástima que las fotos se vean borrosas, porque ha quedado tremendo. ¡Muchas gracias a todos!